POESIA PALMERIANA

Los poetas somos como los leones, después de que nos disparen podemos lanzar nuestras garras. Página administrada por el poeta Ramón Palmeral, Alicante (España). Publicamos gratis portadas de los libros que nos envían. El mejor portal de poetas hispanoamericanos seleccionados. Ramón Palmeral poeta de Ciudad Real, nacido en Piedrabuena.
Contacto: ramon.palmeral@gmail.com

miércoles, 5 de marzo de 2014

Ramón Fernández Palmeral ganó el premio de Poesía del Colegio de Enfermería por "La ciudad herida por un terremoto",


(La pintora y poeta Ángela Galdón, leyendo el poema premiado de Ramón Palmeral. En Las Cigarreras)


Con este poema gané el primer premio de Poesía dedicada a la ciudad de Lorca en el Certamen del Colegio de Enfermería de (Alicante). Ángela Galdón leyó este poemas en Las Cigarreas, ayer tarde, día 4 de marzo 2014.



LA CIUDAD HERIDA POR UN TERREMOTO


Por la sierra va corriendo un terremoto
de la mano, de la mano de la destrucción
y de la muerte, sin saber dónde detenerse.

Cayó en Lorca como un rayo subterráneo
que hizo mover las espadañas de las iglesias
y las adobes casas de los lorqueños temerosos.

¿Sufres? ¿Lloras? ¿Sientes miedo?
El miedo del quirófano de la tierra abierta.
Hay razones que no tienen razón.
Hay días como el  11 de mayo de 2011
que no deben volver a amanecer.


Lorca es hidalga, posee una historia cultivada
en los siglos por la riqueza de sus tierras y
su enclave cruce de camino entre Andalucía y el Levante:
El lema de la ciudad habla de castillos y de gentes:
"Lorca solum gratum, castrum super/
 astra locatum, ensis minans pravis, regni tutissima clavis”

Pasa el río Guadalentín con pereza de agua,
algunas veces con el otoño nos enseña sus garras,
sus lágrimas enfurecidas de llanto desconsolado.

No olvidemos a Lorca ni a sus gentes solidarias,
entregadas ante la adversidad, ante los puñales
de un destino que no debe volver a suceder, aunque
se empeñe una falla terrestre en quebrarse.

Una ciudad que se está curando de las heridas
del terremoto de mayo, que sana poco a poco
sin perder la fe, ni la voluntad de sobreponerse,
pues toda esperanza se eleva sobre lo positivo.


Ramón Fernández Palmeral
Alicante, 2014
(Momentos del acto de entrega de los premios).
(Diego Zambrano, presidente del Gruo NUMEN, tiene en la mesa el trofeo de Palmeral).